TEMA – ¿Guerrillero o Gobernante? 27 de abril

No se puede ser simultáneamente guerrillero y gobernante.

El guerrillero lucha, conoce a sus enemigos y los combate, su misión es ganar e imponer sus ideales. Cuenta con otros guerrilleros a sus ordenes y presentan una estructura organizada, disciplinada y cerrada.

El gobernante gobierna, no debe considerar a sus gobernados como sus enemigos. En teoría trabaja para ellos. Debe ser dialogante y admitir las propuestas razonadas de sus gobernados sin distinción de clase o condición.

La experiencia dice que los guerrilleros que vencen se convierten en gobernantes, y que en general no son buenos gobernantes.

En la lucha política los partidos están organizados como unidades de guerrillas al mando de los jefes regionales formando una estructura organizada, disciplinada y cerrada. Su misión principal es combatir sin descanso a otros partidos políticos y ganar elecciones.

Es lógico que el guerrillero que gana una lucha disfrute de su premio, que en el caso de los políticos es un cargo público. Si este cargo no es ejecutivo, es decir no implica gobierno, sigue manteniendo su lucha y es aceptable que el responsable de un partido pueda ser concejal de la oposición y a la vez seguir siendo jefe del partido.

Alcanzar la Alcaldía o Gobierno

Pero la cosa cambia radicalmente cuando alcanza la Alcaldía y se convierte en el alcalde de todos. Son posiciones totalmente incompatibles.

Su figura de jefe de partido le sigue obligando a mantener la lucha contra los otros partidos, mientras que su figura como alcalde le obliga a defender los intereses de todos sus gobernados mientras mantiene una organización combatiente bajo su mando.

Por tanto, cuando un cargo ejecutivo de un partido alcanza un cargo público ejecutivo debe de ceder el mando de la guerrilla a otra persona, es decir o se es alcalde o se es presidente de partido, pero no las dos cosas a la vez.

Por eso en el artículo 27 de nuestros estatutos se especifica claramente esta incompatibilidad:

Se establece la total incompatibilidad para detentar simultáneamente responsabilidades en los Comités Ejecutivos del partido con los de la función pública como cargo electo, ya sea éste nacional, autonómico, provincial o local.

Porque no se puede ser guerrillero y gobernante

 

 

Lo más interesante

GUIA PARA CANDIDATOS UDEC

Otras Viñetas

Quiero recibir la viñeta diaria en mi teléfono 

Elección de cargos internos 

Elección de candidatos a cargos públicos.

 

La España que queremos
 Otros temas de interés

 

 

 

 

 

 

 

José Manuel Millán Campos
UDEC - Unidad de Centro
Secretario General
s.general@udec.es

 

Comparta facilmente este contenido en redes sociales