Comparta facilmente este contenido en redes sociales

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

OPINIÓN – El secreto de Santa Vittoria. 1 de agosto

A mí todo esto me resulta conocido. La “locura” de Pedro Sánchez se basa en la decisión de Mariano Rajoy de pasar la pelota. Yo he sido testigo en el mundo de la empresa de situaciones difíciles en las que nadie quería tomar el mando porque veían claro los problemas. Y al final acaba cogiendo el testigo alguno de los de segunda fila que ven su oportunidad. Total, si soy un “don nadie” ¿Qué pierdo?

He visto que estas jugadas en algunos casos han salido bien, unas veces porque las acciones que había que tomar eran duras o porque nadie quería salirse de sus ideas preconcebidas, algunas francamente obsoletas. Pero desgraciadamente la mayoría de las veces que he vivido estas situaciones el resultado ha sido fatal para la empresa. Y para llegar a este fin han colaborado tanto la coyuntura de la empresa y del mercado como la oposición frontal de los que no quisieron coger el testigo que no pueden permitir que un “segunda fila” triunfe y les dé una lección. Por tanto, el PP no puede bajo ningún concepto ayudar a Pedro Sanchez, y la verdad es que me da la impresión de que lo que hace Pedro Sanchez es por puro egoísmo. Pero es que tampoco tiene el apoyo de sus filas ni de sus “aliados” por la misma razón: No pueden permitir que un “segunda fila” les dé lecciones.  Pero como yo estoy convencido de que puede haber elecciones pronto porque este nivel de desgobierno es  insoportable esto acabara con una solución sin Pedro Sánchez.

Esto me recuerda a una película protagonizada por Anthoni Quinn , El Secreto de Santa Vittoria que narra la historia de un “don nadie” que por azar del destino acaba siendo alcalde de un pueblo italiano durante la segunda guerra mundial que conserva cerca de un millón de botellas de vermut y que el ejército alemán en retirada quiere llevarse. El “tonto” vuelve locos a los del pueblo y a los alemanes y consigue que solo se lleven 300.000. Al final de la película el oficial alemán que sospecha el engaño saca una pistola, encañona al alcalde, y amenaza con matarle en presencia de todos los vecinos si nadie dice dónde están las botellas. Nadie habla. La gente prefiere su vino a la vida del “tonto”. ¿Para qué matar al alcalde, si nadie le aprecia? Cuando se vaya volverá a ser el “tonto”, el “don nadie”. Y el oficial no lo mata.

Pues creo que ese es el destino de Pedro Sánchez.   Pero dudo que dure mucho de alcalde.

José Manuel Millán Campos
UDEC - Unidad de Centro
Secretario General
s.general@udec.es

 

 

 

Lo más interesante

Otras Viñetas

Quiero recibir la viñeta diaria en mi teléfono 

Participación en partidos basados en la Sociedad Civil 

Partidos y Sociedad Civil (Nuestra visión. Descargar el documento para escuchar el audio.

Es un PowerPoint con sonido)

La España que queremos
 Otros temas de interés

 

 

Comparta facilmente este contenido en redes sociales

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

Deja un comentario