OPINIÓN 18/8 EL SABROSO BOCADO DEL TURNO DE OFICIO

Razones para AFILIARSE a UDEC (haga clic aquí)

 

Vengo ejerciendo en turno de oficio penal desde el año 1987 y siempre han existido intentos por parte de mentes perversas y colectivos interesados en privatizarlo y sacar la correspondiente tajada económica de ello.

Lo explicaré para que se entienda: a la administración le cuesta mantener el turno de oficio unos 243,2 millones de euros al año (cifra 2017), prestando sus servicios para atender a los ciudadanos unos 51.197 abogados, entre ellos, un 48% mujeres. Llevan anualmente unos 1,8 millones de asuntos. Cobran de media por cada caso:133,5€.


En Barcelona, dícese que pretendían privatizar el servicio, es decir, hacerlo de forma privada y no semipública. También, las malas lenguas, vinculan al Sr. Jaume Asens, actual número 2 o 3 de Podemos o Unidas Podemos, con dicha maquiavélica iniciativa, ignorando el presente compañero que suscribe, si es cierto, que dicho personaje, ahora público, estaba detrás de dicha idea diabólica, pero eso era lo que se escuchaba y se sigue escuchando. Se pretendía que saliera a concurso público el prestar el turno de oficio, a hurtadillas, sin que a nadie le diera tiempo a organizarse para poder competir en el concurso público con opciones para ganar. Desde el propio Colegio de Abogados de Barcelona, lograron frenar dicha maloliente y baja iniciativa.


Hoy, desgraciadamente, me he enterado, que la Señora Carmena intentó privatizar el Servicio de Orientación Jurídica en Madrid, el colegio de Abogados de la capital del Estado interpuso una demanda solicitando como medida cautelar, la paralización de dicha privatización. No sabemos de qué forma acabará la situación, pero no se espera nada bueno para el justiciable.


¿Por qué se quiere privatizar?


A) Por el colectivo interesado para enriquecerse. Pueden prestar el servicio perfectamente, en una ciudad como Barcelona, por ejemplo, con unos 50 abogados recién colegiados y cobrando 1000€ al mes. Actualmente, el servicio está prestado, aproximadamente por 3.500. El gasto que supondría se reduciría de forma notable, puesto que supondría un coste para el despacho de 50.000€ mensuales, más Seguridad Social, unos 68.000€ mensuales, aproximadamente. El coste a la empresa anual le saldría por 816.000€. Si el servicio es adjudicado por 3.000.000€ al año, la empresa se llevaría más de 2.000.000€, sin descontar impuestos.

 

B) Por la administración para gastar menos. Aproximadamente, el turno de oficio en Barcelona ciudad le cuesta a la administración unos 6.000.000€ al año, si resulta que solamente deben de pagar 3 millones de euros a la empresa, la administración se ahorra la friolera de 3 millones de euros.


¿Quién sale perjudicado?


A) El ciudadano, que ya no contará con un abogado libre e independiente y el servicio será prestado, con toda probabilidad por un mileurista que al principio, estará contento por estar trabajando, pero a la que pase el tiempo, se dará cuenta que es el esclavo moderno.


B) El abogado del turno de oficio, que del día a la noche, le dan una patada en el c. y le dicen: deja de ayudar a la sociedad, que preferimos que los ricos se hagan más ricos a costa de los pobres.


Ante la anterior tesitura y que no existe una perspectiva alentadora para que los tiempos cambien, tenemos dos opciones; no hacer nada y dejar que nos devoren, o ponernos de pie y decir ¡basta ya, se acabó la especulación! y luchamos por nuestros derechos ¡que somos abogados y no siervos!

 

Jordi Rojo

 


Otros temas interesantes

La claudicación del estado ante el secesionismo catalán

Agosto enseña los dientes

Elección del presidente del Gobierno

Lógica de izquierdas

Corrupción y Leyes Electorales

España es una de las naciones europeas con menos violencia contra las mujeres

 Página Principal
Todas las publicaciones
Quiero recibir la viñeta diaria en mi teléfono 

La España que queremos

 

Comparta facilmente este contenido en otras redes sociales

Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin

Deja un comentario