EDITORIAL 27-10 EL MISTERIO DEL VOTO

Razones para AFILIARSE a UDEC (haga clic aquí)

 

El fenómeno de voto a los partidos es digno de un estudio detallado y refleja el comportamiento de los electores.

Nos encontramos con partidos acusados de corrupción, nepotismo, falta de libertad …. y sin embargo los ciudadanos siguen votando a esos partidos.

¿Por qué?

Pues por el mismo motivo por el que el ecologista compra teléfonos que contienen metales raros extraídos por casi esclavos. O la feminista que compra ropa de países donde no se respetan los derechos de las mujeres. O al consumidor “nacional” que le da igual comprar un producto fabricado por una empresa que se declara independentista y que financia la independencia. Por egoísmo.

Cuando se tocan algunos intereses al ciudadano le da igual cómo se ha fabricado el producto que compra, le interesa el beneficio que él saca. No le preocupa la felicidad de los trabajadores ni la ideología del fabricante.  A él solo le interesa el funcionamiento de lo que compra.

Analicemos algunos partidos. Al votante socialista le da igual si el PSOE ha robado mucho o poco porque si ha robado se reparte entre todos los españoles con lo que su repercusión, piensa él, es pequeña. A el le interesa que se realice una “política social” y que se impida el triunfo de la “derecha” y los problemas internos del partido no le preocupan. Y si esa “política social” no trae la felicidad siempre será por culpa de la “derecha”. Le prometen un mundo feliz

Al votante de VOX le da igual si hay democracia interna o no, si los dirigentes han trabajado o no, o si han incumplido la ley comprando o vendiendo. Todo eso es pecata minuta. La felicidad de los militantes y de los cuadros intermedios les importa un bledo, ellos lo que quieren es que alguien les hable de acabar con las autonomías, la defensa de valores tradicionales, la bandera, la unidad de España … Un mundo feliz

Esto es el fruto del bipartidismo, donde se luchaba para desacreditar el contrario mientras se pactaba con los de siempre.

Posiblemente este fenómeno, votar con la nariz tapada, no es exclusivo de España, pero es muy común en los países cuya historia democrática es muy corta.

En Cataluña casi todo el mundo conocía los negocios de los Pujol, pero les prometía un mundo feliz.

Hoy hay ciudadanos poniendo barricadas por ese “mundo feliz” que nunca llegará porque si acaso llegase desde luego no será feliz.

Pero cuando ese mundo no llega la frustración ante el engaño es de tal calibre que muchos preferirán vivir en el engaño ante los demás que reconocer que han sido engañados, y se consolarán los unos a los otros para no reconocer la tomadura de pelo, y seguirán votando a los que les prometieron la Arcadia feliz. Ninguno se atreverá a decir en público lo que los otros ya saben, porque el primero que cante será declarado traidor y despreciado por todos, por los constitucionalistas y por los independentistas.

Pues eso es lo que pasa en la mente de casi todos los votantes de todos los partidos.

Salvo el PP que ya sufrió el desgaste porque sus votantes dijeron que no era lógico aguantar la ineficacia a cambio de nada.

El PP de Rajoy no ofrecía nada ilusionante, no ofrecía un mundo feliz, quizás era el más razonable de todos, pero eso no compensaba votar con la nariz tapada ante sus muchos o pocos escándalos.

Hoy Ciudadanos tampoco aclara dónde está su mundo feliz.

El auténtico problema está en la creencia del votante que esos mundos felices son gratis y basta poner una papeleta en una urna para conseguirlo.

Necesitamos mejorar nuestra cultura del esfuerzo, algo que ocurrirá inevitablemente tarde o temprano.

Los mundos felices que nos prometerán los nuevos partidos serán mucho más cotidianos, mucho menos glamurosos, pero mucho más asequibles. 

Y eso es lo que debemos aprender a valorar.


Otros temas interesantes

Alquileres
Nuevos tiempos nuevos modos 
El Parlamento Europeo equipara nazismo y comunismo
¿ Problemas con la Hipoteca?
120 Años de alarmismo climático

 

 Página Principal
Todas las publicaciones
Quiero recibir la viñeta diaria en mi teléfono 

Una Nueva España

 

Comparta facilmente este contenido en otras redes sociales

Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin

Deja un comentario