TEMAS – Elecciones internas de un partido. 8 de julio

 

Las elecciones internas de un partido forman su médula espinal.

 

   DESCARGAR DOCUMENTO

NOTA: El texto que sigue es un resumen del contenido en el pdf

¿Qué es el método de rondas múltiples?

En un sistema de partidos la clave fundamental es el partido.
Si el partido no es democrático, todo el sistema falla.
Si además el partido es propenso al enfrentamiento interno el fracaso está asegurado.

Los métodos tradicionales de elecciones internas mediante mayorías han conseguido que se cumpla la frase “mi enemigo está en mi partido, los de los otros son mi competencia”.
Con semejante estructura, en un partido político que se ha formado en las luchas intestinas, es difícil que se entienda la necesidad de consenso.

El método de rondas múltiples para las elecciones internas se basa en que para elegir a un candidato entre varios o para ordenar una lista de candidatos el votante utiliza una papeleta donde puede indicar su orden de preferencia.

Este método de votación es una variante de los denominados con “listas abiertas”, mediante transferencia de voto o “preferencia”, en contraposición al normalmente empleado de mayoría simple con listas abiertas o cerradas.
El votante indica que quiere que gane un candidato pero, si este no gana, puede indicar su preferencia por otros en orden decreciente.
El procedimiento de elección y recuento no es complicado.

Elección de un candidato en elecciones internas

Partamos de la agrupación local de un partido donde hay 120 Afiliados con derecho a voto que quieren realizar elecciones internas para elegir a su Presidente, su Secretario General, o al equipo directivo formado por 5 personas bajo el liderazgo del que se postula para Presidente del Comité Ejecutivo.
Este es el caso de UDEC donde por gobernabilidad creemos que los equipos de gobierno deben ser coherentes con personas de plena confianza del Presidente.
Pero a todos los efectos esta candidatura es una unidad.

Número de candidaturas

Si a unas elecciones internas de un partido se presenta una sola candidatura, no hay nada que hacer.
Esa candidatura quedará elegida independientemente del método de votación.
Una característica de esta situación es que el ganador obtiene una abultada mayoría con baja participación.
Solo votan los que están a favor del candidato, los demás prefieren no votar a votar en contra.

Como ejemplo vivido personalmente, hace unos años un candidato a presidente de un partido anunció haber sido elegido con el 85% de los votos a favor.
Lo que nunca dijo es que la participación no llego al 35% de los  Afiliados.
¿Cuál fue su legitimidad?, Yo creo que baja.

Tampoco es aplicable si a las elecciones internas se presentan dos candidaturas ya que solo se puede votar a una de dos. Votar a una opción necesariamente indica que la otra no es una preferencia.
En este caso aumentan un poco la participación y legitimidad, pero siguen siendo escasas.

La cosa cambia si hay tres o más candidaturas.
En este caso el votante que tiene una preferencia clara por la primera opción, puede elegir entre otras dos para su segunda preferencia o dejarla en blanco.

La realización de la votación tiene el mismo ritual de siempre: identificación del votante, verificación de que está en el censo y con capacidad plena de votar.
Después introduce la papeleta en la urna.

Procedimiento actual de mayoría simple

Una vez terminada la votación se apunta los votos emitidos y la abstención.
Si a las elecciones internas se han presentado sólo 111 Afiliados de los 120, la mayoría absoluta será del que consiga 56 votos. Se abren las urnas, se clasifican las papeletas en grupos según el voto emitido y en otros bloques separados los votos que se consideran nulos y en blanco.

Si por ejemplo aparecen 5 papeletas en blanco y 5 con alteraciones que las hacen nulas, entonces quedan 101 votos válidos.
Entonces la nueva mayoría absoluta esta en 51 votos.
Si alguna de las candidaturas saca más de 51 votos es proclamado ganador.

Si los resultados son A= 43 votos, B= 35 y C=23, bajo el método de mayoría simple ganaría A, pero tiene en contra a B y C que suman 58.
La interpretación del voto mayoritario no es “yo prefiero a A“, sino “yo soy enemigo de B y C”.
Es decir, el voto mayoritario, los que más han votado a una candidatura, están en realidad en contra de la mayoría que ha votado de forma dispersa.
Es más, los integrantes de C pueden sentirse realmente contrariados por el resultado y acabar marchándose del partido.
Esto es lo que denominamos el efecto centrifugo de las mayorías simples que explica la existencia de tantos partidos de la misma ideología o que parten del mismo líder carismático, ya sea José Antonio o Adolfo Suarez.

Pero anlicemos este caso suponiendo que hay un sistema preferencial

Si las papeletas ofrecieran varias opciones en orden de preferencia, se observaría que las papeletas de C, que es la opción menos votada podrían tener una segunda preferencia, que sería A, B o ninguno.
Entonces, si se eliminan los que no tuvieran otra preferencia, por ejemplo 3 papeletas, y se pasan al bloque de votos en blanco, quedan 20 papeletas válidas.

La nueva suma de votos válidos es 97 y la nueva mayoría absoluta es 49 votos.
De estas 20 papeletas de C los que marcaron como segunda preferencia a A -por ejemplo 5- y los que marcaron como segunda preferencia a B -por ejemplo 15- se trasladan al montón correspondiente a su segunda preferencia y se vuelve a contar con el siguiente resultado: A: 42+5=47, B: 35+15= 50.

Dado que el resultado de B es supera la nueva mayoría absoluta de 49 votos, B es proclamado vencedor.
Su representatividad y legitimidad es mayor que antes y reduce la centrifugación, aunque no la evite del todo.
El candidato ganador sabe qué parte de su triunfo proviene de los candidatos de C, por lo que será sensible a las reclamaciones que C haga en el nombre de su grupo.

Y A tendrá que atender las peticiones de B porque ha ganado por mayoría absoluta.

Este sencillo ejemplo explica la mecánica del método de rondas múltiples y nos lleva a otra conclusión: es conveniente tratar con todos los contrincantes para que sus votantes nos propongan como segunda preferencia. Eso sería un consenso previo.

Todos sabemos que que la clase política no pasa por un buen momento, esto tiene que cambiar y todos juntos lo haremos posible.

José Manuel Millán Campos
UDEC - Unidad de Centro
Secretario General
s.general@udec.es

Ponte en contacto en el correo: info@udec.es

También en los tfno: 916 948 181 y 685 741 101 “horario comercial”

Sumaté a nuestro proyecto político: UDEC Unidad de Centro

Te invitamos a participar en este proyecto político y formar parte de él, en tu ciudad, municipio, PARTICIPA por la UNIDAD y la ESTABILIDAD

Puedes participar Como Afiliado  Como Simpatizante  Como Inscrito  Como Voluntario

Participa porel cambio.
El futuro depende de ti.
No te quedes de brazos cruzados esperando que otros lo hagan por ti "a su manera". 

"El GRAN CAMBIO comienza por ti, TU DECIDES"


Comparta facilmente este contenido en redes sociales

Deja un comentario