EDITORIAL 28-8 EL CORONAVIRUS HA VENIDO PARA QUEDARSE.

La Historia, o lo que algunos incluso llegaron a considerar ficción, ha sufrido un choque con la realidad. Nuestro estándar de vida, tal y como lo conocíamos, ha dado un vuelco de 180 grados con la aparición del Coronavirus.

La vida de las personas, así como sus hábitos, han sido sustituidos por otros completamente distintos. Nuestras rutinas diarias se han visto alteradas como nunca antes lo habían hecho. La situación ha cambiado, el escenario es distinto, y la sociedad ha sufrido la incapacidad de las grandes economías que, junto con unos gobernantes inútiles, nos han llevado a una situación que para muchos era un suceso imposible.

Algo negro se cruzó en nuestro horizonte y la sociedad no supo cómo actuar ante tan desconocido fenómeno. Sin embargo, las secuelas son palpables. Europa repleta de mascarillas quirúrgicas, y no quirúrgicas, para evitar los contagios; las cuales marcarán la foto de cualquier ciudad durante los próximos meses, y pese al Coronavirus.

El teletrabajo se ha convertido en una alternativa, por primera vez, real para las empresas. La higiene se ha convertido en nuestro hábito diario prioritario ante una sociedad que, de la misma forma, ha aprendido a adoptar hábitos de higiene efectivos.

Es un hecho que el Coronavirus y sus efectos pasarán de largo por este mundo; sin embargo, si hay algo que también es cierto, y es que esta sociedad no volverá a ser la misma tras un virus que ha trastocado los cimientos de nuestro planeta.

Aunque somos (o más bien éramos)  una de las sociedades más formadas de la Historia, pues gran parte de esta ha vivido los desastres y los fenómenos que más han incidido en el planeta, a través de la lectura.

Desde las distintas guerras mundiales que ha vivido el planeta hasta las pandemias que han sacudido a nuestro mundo en épocas anteriores, todas han sido estudiadas y leídas, pero no vividas por una sociedad que gozaba plenamente de un Estado de Bienestar, al cual se han cargado de un plumazo todos nuestros políticos.

Unos se han ido de vacaciones, otros han desaparecido del mapa, pero entre unos y otros, ninguno ha sido capaz de dar un paso decisivo para contrarrestar la pandemia.

Se llaman ellos mismos eruditos en toda clase de profesiones, elementos, etc., con currículums que echarían para atrás hasta a Dios mismo (si este lo tuviera).

Y ¿qué han hecho para ganarse los sueldazos que cobran? ENGAÑARNOS, TIMARNOS, MENTIRNOS, TRATARNOS COMO NIÑOS QUE NO SABEN DONDE ESTÁN.

Se lo hemos permitido con nuestra inacción y ahora llegan las consecuencias, no solamente de la pandemia, sino económicas, sociales, etc.

Es un hecho que algún día pasará esta tormenta, pero mientras tanto, qué podemos pensar o sentir al mirar hacia el futuro de nuestros hijos y preguntarnos ¿qué herencia o legado les voy a dejar?

Con mucho pesar y mucha más impotencia, no cabe más que asumir que en España se han hecho mal las cosas y la culpa es nuestra por permitir a unos andrajosos intelectuales, gobernarnos.

En resumen y en memoria de aquellos/as que sin comerlo ni beberlo, han llegado a sufrir de lo que pueden llegar a permitir los hombres por el maldito dinero.

Poco queda por decir, pues todos sabemos que las cifras de muertos y contagiados por COVID19, han sido mucho mayores, infinitamente mayores que las que nos dan los sesudos y sesudas que actualmente gozan de la poltrona política.

Que Dios se apiade de nosotros y de los que vienen detrás nuestro, porque hay pandemia para rato.

Ójala me equivoque. Sería el primero en pedir perdón por mis artículos, pero mucho me temo que no será así.

Para que los ciudadanos puedan elegir libremente y exigir responsabilidades.

No lo dudes y Afíliate a UDEC Unidad de Centro

El partido donde la Gente tiene la Palabra

Afiliarse es muy sencillo: Pincha AQUÍ  

Rafael Mora Cano
UDEC – Unidad de Centro
Vocal del Comité Ejecutivo Nacional

rafaelmora@udec.es

 

Usted tiene ahora la palabra. Cuéntenos qué opina sobre esto en el formulario inferior. Todos los comentarios que respeten las normas de educación serán publicados y respondidos. No hay censura ideológica 

No se pierda la viñeta del día

Quiero recibir puntualmente la viñeta del día

Los enlaces más destacados

El Parlamento Europeo equipara nazismo y comunismo
¿Hay alguien Gobernando?
UDEC, un partido revolucionario
Los ocho pasos para refundar España
Amores que matan

Volver al Inicio
Todas las publicaciones
Una Nueva España
La España que queremos

 

Comparta facilmente este contenido en otras redes sociales

Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook

Deja un comentario