EDITORIAL 17-6 VIOLENCIA: ¿QUÉ VIOLENCIA?

¿Por qué AFILIARSE a UDEC (VIDEO)

Esto es algo que estaba cantado desde que sacaron la famosa Ley Viogen.

Para dar salida a dinero que se recogía en el desgobierno español y hacerlo de manera que no hubiera ningún tipo de sospecha, se inventaron no uno, sino miles de puestos «invisibles», así como Carteras, Ministerios, etc.

Es decir, blanquear el dinero de los contribuyentes para que pase a los bolsillos de los desgobernantes en curso.

La mujer, desde la antigüedad ha tenido siempre los mismos derechos que el hombre, (no tenemos más que leer la Biblia en los tiempos de Jesucristo para comprobarlo), pero entre el clero, los laicos, los fariseos, los otros y los de más allá, pusieron a la mujer a los pies de los caballos.

Después, con el devenir del tiempo, grandes y maravillosas mujeres de verdad, han sido las que han luchado por la igualdad verdadera entre hombre y mujer, cosa que hoy no existe.

Hoy, la realidad es que la mujer tiene muchísimos más derechos que el hombre, muchísimos más beneficios y muchísimos más de todo.

Sé que esto no me va a granjear amistades, pero es la verdad.

O si no, explicadme, si podéis, ¿por qué a una pareja de hombre y mujer que matan a sus hijos (que los mató la mujer, pues el hombre llegó después a la casa donde se cometió el crimen), al hombre le condenan a 50 años de prisión y a la mujer a 25 años en un sanatorio mental?

Por hablar de otro caso entre los muchos de los que se dan diariamente y que los noticieros del desgobierno nos silencian, una mujer muere, llega la pareja de esta y la encuentra tendida en el suelo sin vida y sin más, llama a la Policía, la cual acude al domicilio y ARRESTA AL MARIDO, sin pruebas, sin preguntas, sin nada, simplemente porque es hombre ya es culpable.

Poco tiempo después, el hombre es metido en prisión y sin un juicio justo donde debería imperar la Ley de que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario, pues bien aquí, como decimos no hubo tal Ley, el hombre a prisión y la mujer al depósito de cadáveres a la espera de que se la realizara la autopsia.

Tan absortos y tan creídos estaban de que habían actuado bien, que dejaron a la difunta varios días en la morgue y, ¡oh sorpresa!, cuando la realizan la autopsia, esta desvela que la mujer murió DE MUERTE NATURAL.

Dejo de poner más ejemplos, aunque el que quiera más que me los pida, que tengo para dar y tomar.

Ahora ¿Qué habría que hacer con el juez o la jueza que dictaminó el ingreso en prisión del hombre?

¿Qué hacer con los, las, les, que aprobaron esa Ley criminal y discriminatoria para el hombre?

¿Con qué le pagan los días pasados en prisión a la pareja de la muerta?

Y así seguimos, con casos diarios de muertes femeninas y masculinas, pero para el desgobierno son muertes «machistas» o de «género».

Si continuamos por el camino de la Ley Viogen, las muertes van a seguir aumentando, tanto de una parte como de otra.

Pero el desgobierno es lo que quiere, el caos, la ignorancia del Pueblo y así poder hacer su santa voluntad.

No digo que no haya maltratadores (que los hay), pero también hay maltratadoras y para ellas no hay ninguna Ley que las condene, más bien todo lo contrario, las premian.

Si tú eres mujer (me refiero a las feminazis aneuronales, no a las MUJERES de verdad, las que luchan y han luchado por la verdadera igualdad), llegas a una comisaría de Policía y dices que te han maltratado, interpones una denuncia y realizas dos o tres firmas, ya tienes una casa en alquiler para ti solita, amén de otros beneficios sociales incluidos en el lote.

La cosa cambia y drásticamente cuando eres hombre y vas a denunciar maltrato por parte de tu mujer.

Lo primero que van a hacer es partirse de risa todos incluidos (hombres y mujeres) en la comisaría de Policía.

Lo segundo será tacharte de calzonazos para arriba.

Y lo siguiente ya ni mencionarlo, pues toda tu estima, si es que te quedaba alguna, acaba de evaporarse.

El otro día me dijo un conocido mío, que había llamado al 016 porque su mujer le estaba haciendo la vida imposible, le escupía en la comida, le llenaba la cama de excrementos y otras lindezas por el estilo y, cuando le contestaron en el mencionado teléfono (que se supone que es para la violencia ¿o no?), se quedaron perplejas las personas del otro lado del hilo telefónico al saber que era un HOMBRE quien llamaba diciendo que estaba siendo maltratado.

Y ¿sabéis qué le dijeron?

Pues que eso era para las mujeres, que no era para hombres.

¡Toma ya!

Igualdad.

Y es que cuando el gato no está, los ratones juegan.

Eso es lo que pasa en nuestra querida España.

Y lo que seguirá sucediendo a hombres y mujeres por igual, pues están tratando de enfrentarnos, han eliminado totalmente el sistema familiar, que es la base más sólida para la microeconomía de un país, pero por los 700.000 catetos, catetas y catetes que nos desgobiernan, así nos luce el pelo.

UDEC (UNIDAD DE CENTRO), nunca se prestará ni a dar amparo a alguien que no lo necesita.

UDEC, ajustará las Leyes para que de verdad TODAS las personas seamos iguales, en derechos y deberes, porque hacernos físicamente iguales, ya sería otro cantar y del cual también hablaremos en sucesivos artículos.

Pero por hoy, creo que para muestra basta este pequeño botón.

Para que los ciudadanos puedan elegir libremente y exigir responsabilidades.

No lo dudes y Afíliate a UDEC Unidad de Centro

El partido donde la Gente tiene la Palabra

Afiliarse es muy sencillo: Pincha AQUÍ  

Rafael Mora Cano
UDEC - Unidad de Centro
Vocal del Comité Ejecutivo Nacional

rafaelmora@udec.es

Usted tiene ahora la palabra. Cuéntenos qué opina sobre esto en el formulario inferior. Todos los comentarios que respeten las normas de educación serán publicados y respondidos. No hay censura ideológica 

No se pierda la viñeta del día

Quiero recibir puntualmente la viñeta del día

Los enlaces más destacados

No somos un partido cualquiera

VIDEO  ÚNETE A LA LISTA UDEC CONTRA EL FRAUDE ELECTORAL
Los límites de los partidos políticos (video)
UDEC, un partido revolucionario

Volver al Inicio
Todas las publicaciones
Una Nueva España
La España que queremos

 

Comparta facilmente este contenido en otras redes sociales

Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook

Deja un comentario