EDITORIAL 26-9 Las peligrosas consecuencias de subir el Salario Mínimo Interprofesional, de manera caprichosa… El ejemplo más demostrativo de ello es España.

El Gobiernos social-comunista de España (apoyado por separatistas y etarras), incrementó, mediante el Real Decreto 231/2020, el salario mínimo interprofesional en 2020 en un 5,5% respecto al SMI de 2019, hasta los 950 euros. Por tanto, el Salario Mínimo Interprofesional durante 2021 es temporalmente de 950 euros mensuales por 14 pagas.

Es bastante fácil, para cualquier gobierno, dar órdenes de aumentar el salario mínimo en los momentos de auge económico, pues, en tales casos, la marcha de la economía ya está empujando hacia salarios más altos.

El verdadero problema sucede durante un período de recesión.

Esto se ha manifestado claramente, y con crudeza, en España.

Los salarios subieron demasiado rápido en los años de auge antes de la recesión. Las inversiones emigraron rápidamente a España tras la creación de la eurozona. Esto condujo a un auge económico. Este auge de la actividad económica hizo que los costos laborales aumentaran dramáticamente.

Para poner esto en perspectiva, los costes laborales en España aumentaron más del 40% en comparación con Alemania. Esto fue un enorme lastre que, obstaculizó enormemente la recuperación de España en los años siguientes.

En 2013, el Fondo Monetario Internacional sugirió que España debería reducir sus salarios en un 10%.

El argumento era que tan altas demandas salariales impedían que los trabajadores fueran contratados de nuevo. Por supuesto, dado que tomar tal decisión hubiera sido sumamente impopular, nadie hizo el menor caso.

Durante los períodos de recesión, el salario mínimo perjudica, de manera inevitable, a los que supuestamente más se pretende ayudar.

Cuando los salarios aumentan, se hace difícil que vuelvan a bajar, especialmente cuando los empresarios llevan a cabo la subida obligados por el gobierno.

La tozuda realidad se acabó imponiendo y los salarios tuvieron que bajar rápidamente para adaptarse a la realidad económica, no había otro remedio. El daño que se produjo durante este reajuste fue dramático, no podía ser de otro modo. La tasa media de desempleo de la OCDE alcanzó niveles anteriores a la recesión en 2018. Sin embargo, la tasa de desempleo de España sigue siendo el doble del nivel anterior a la recesión.

El caso de España ilustra los peligros de los costos laborales altamente inflados. Lo mismo se aplica a los roles del salario mínimo. Durante un período de recesión, hay inevitablemente una disminución de la demanda de los consumidores. Las empresas responden bajando sus costos. Durante los períodos de recesión, el salario mínimo perjudicará a los que se supone que se quiere ayudar.

Una investigación del profesor Jeffery Clemens de la Universidad de California en San Diego concluye que los aumentos del salario mínimo interprofesional en los EEUU, entre 2006 y 2009 representaron el 43% de la disminución del empleo entre los trabajadores jóvenes y poco cualificados.

A medida que los salarios de los menos cualificados aumentan, es más fácil para las empresas reducir el número de empleados. Durante un período de recesión, la decisión de recortar puestos de trabajo se facilita por la inflexibilidad de los salarios.

Al mismo tiempo, durante una expansión económica, ese mismo salario mínimo hace que las empresas sean más reacias a volver a contratar.

Con la tecnología cada vez más barata y más accesible, la próxima recesión puede ver un enorme cambio de la mano de obra. En lugar de pasar el tiempo contratando y entrenando a nuevos empleados, los dueños de los negocios inevitablemente buscarán otras soluciones.

Al exigir un salario mínimo de 1200 euros (tal como se plantea el gobierno social-comunista, a lo largo de los dos años que quedan de legislatura), la ventaja de sustituir a los trabajadores por máquinas, para atender a sus clientes se convertirá en algo obvio.

Pues, a pesar de todo, supongo que sabrán que el Gobierno de España ha decidido que el salario mínimo pase a ser de 1000 euros antes de que termine el año 2021 (afirman también, que pretenden que antes de acabar la legislatura el Salario Mínimo Interprofesional sea de 1200 euros).

Una de las prioridades que Pedro Sánchez manifestó, que tendría su gobierno, una vez destituido Mariano Rajoy, era –lo decía entonces sin ruborizarse- “luchar contra el paro”… el compromiso de mejorar una situación trágica e indeseable: alrededor de 3,5 millones de españoles estaban desempleados (es decir, no están produciendo los bienes y servicios necesarios para sustentar sus vidas), ahora, por motivo de la «pandemia» son muchas más las personas paradas, y más que serán cuando los «ERTES» se acaben convirtiendo en despidos…

Y Pedro Sánchez y sus secuaces nos toman el pelo, reiterando hasta el hartazgo que, «nadie se quedará atrás».

Es relativamente frecuente que algunos economistas hagan una sugerencia concreta para cambiar esa situación que, aunque no sea la única, reduciría en mucho el actual desempleo en España: La sugerencia es eliminar el salario mínimo interprofesional.

Por supuesto, si alguno tiene tal osadía, corre el riesgo de ser linchado, demonizado y propuestas aún más ocurrentes, por cuestionar uno de los tabúes más importantes del llamado Estado del Bienestar.

Una de las formas más frecuentes de intervencionismo gubernamental es la fijación de salarios mínimos.

En algunos países los tipos de salario mínimo, como el caso de España, los decreta directamente el gobierno.

En otros lugares los gobiernos no intervienen directamente en la fijación de los salarios.

Le dan carta blanca a los sindicatos, permitiéndoles que coaccionen a los patronos y empleados recalcitrantes.

Como pueden comprender, si no fuera así, las huelgas no lograrían nunca los fines que los sindicatos persiguen.

Si el patrono estuviera en libertad de sustituir a los huelguistas, las huelgas no conseguirían forzarles a aumentar los salarios.

Esencialmente, la política sindical actual consiste en la aplicación o la amenaza de violencia bajo la benévola protección del gobierno.

Los sindicatos representan, pues, una parte vital del aparato estatal de coerción.

Cuando los sindicatos imponen salarios lo hacen en nombre y por delegación del Gobierno.

Es más, para más INRI, en España de una u otra manera tales formas de actuación están reconocidas en la Constitución como actuaciones legítimas.

Cuando los sindicatos de trabajadores consiguen forzar a los empresarios a aumentar los salarios, consiguen a su vez que una gran cantidad de trabajadores, parte considerable de la potencial mano de obra, estén desempleada, sufra paro permanente –o casi permanente-.

Con la elevación forzosa de salarios, los empresarios se ven obligados a restringir la producción, y la demanda de mano de obra se reduce.

Rara vez se preocupan los sindicatos, o los gobiernos como el de España, del inevitable resultado de sus actividades; no les importa lo que les pueda suceder a quienes no están afiliados.

Estos lamentables efectos de los salarios mínimos se han hecho cada vez más perceptibles a medida que se han ido afirmando los sindicatos.

Mientras sólo una parte de la mano de obra, en su mayoría trabajadores especializados, estaba organizada en sindicatos, el aumento salarial obtenido por los sindicatos no condujo al paro, sino a un aumento de oferta de mano de obra en aquellos sectores industriales en los que no había sindicatos eficientes o la presencia sindical era nula.

Los trabajadores que perdían su empleo como consecuencia de la política sindical pasaban al mercado de los “sectores libres”, provocando en ellos el correspondiente descenso de los salarios. La consecuencia, y la secuela, de la subida de salarios para los trabajadores organizados, era un descenso de salarios para los trabajadores no organizados.

Pero las condiciones acabaron cambiando con la expansión del sindicalismo.

Ahora, a los trabajadores que pierden el empleo en un sector de la industria les resulta más difícil emplearse en otros.

Sencillamente “son sacrificados”.

Evidentemente el desempleo existe, incluso cuando no intervienen el gobierno o los sindicatos.

Pero en un mercado laboral libre prevalece la tendencia a hacer que el paro desaparezca.

El hecho de que los desocupados busquen trabajo deberá llevar a la fijación de tipos salariales a un nivel que permita a los empresarios contratar a todos aquellos que quieren trabajar y ganar un salario.

Pero si los salarios mínimos impiden un ajuste de los tipos salariales a las condiciones de la oferta y la demanda, el desempleo tiende a convertirse en un trágico fenómeno de masas permanente.

Por supuesto, la experiencia demuestra sobradamente que el gasto público no es un medio adecuado para acabar con el paro. 

Si el gobierno financia sus gastos mediante impuestos o mediante préstamos, restringe la capacidad de inversión y de gasto del ciudadano particular en la misma medida en que aumenta su propia capacidad de gasto.

Si el gobierno financia sus gastos mediante la inflación (emisión de papel moneda adicional o petición de préstamos a bancos comerciales) provoca una subida general de precios.

Si entonces los salarios no suben, o no suben tanto como los precios de los bienes de consumo, es posible que desaparezca el paro.

Pero desaparece precisamente porque los tipos salariales reales se han reducido.

El progreso tecnológico aumenta la productividad del trabajo humano.

Con la misma cantidad de capital y de mano de obra se puede producir hoy más que antes.

Se puede disponer de un excedente de capital y de mano de obra para la expansión de las industrias existentes o para la creación de otras nuevas. Se puede producir un «paro tecnológico» como fenómeno transitorio.

Pero el parado puede encontrar pronto nuevo empleo bien en las nuevas industrias o en las existentes en vías de expansión.

En la actualidad están empleados millones de trabajadores en industrias creadas en las últimas décadas.

Y los principales compradores de los productos de las nuevas industrias son los propios asalariados.

Sólo hay un remedio para el paro duradero de grandes masas: el abandono de la política de subida de salarios por decreto gubernamental, o mediante la violencia o la amenaza de violencia de los sindicatos.

El salario mínimo es una cantidad de dinero por debajo de la cual ningún individuo, empresa o entidad -llamémosle “empresario”- puede legalmente contratar a otro individuo -llamémosle “empleado-.

En estos momentos, en España es cantidad es 900€ al mes, incluyendo las pagas extraordinarias.

Contratar o ser contratado por un sueldo inferior es un delito.

Quienes defienden la existencia de los salarios mínimos parten de dos premisas:

  1. a) sería deseable que todo trabajador ganase por lo menos esa cantidad; cantidad que se considera a su vez como renta mínima para atender a las necesidades básicas de cualquier persona; y
  2. b) si no hubiera un salario mínimo, podrían llegarse a pagar sueldos mucho más bajos, lo cual conduciría a la explotación de los más débiles.

Como veremos a continuación, tales afirmaciones son absolutamente mendaces, puras falacias.

Indudablemente, es loable, nobilísimo, deseable que nadie gane menos de una determinada cantidad de dinero, pero ese “deseo” no es algo que se pueda conseguir mediante la coacción, de manera forzosa.

Indudablemente, sería “deseable” que todos los españoles ganaran un mínimo de 1.000 € al mes; ¿y por qué no 1.500, o 5.000? ¿No sería todavía mejor? ¿No es apetecible que todos los españoles tuvieran plena salud física y mental, que comieran de forma sana e hicieran ejercicio diario? ¿No sería deseable que todos trabajáramos menos y ganáramos sueldos superiores? (no se olvide que «podemos» ha planteado que habría que reducir la semana laboral a cuatro días…). 

También sería deseable -¿No?- que cada español tuviera casa en propiedad, con piscina, garaje, criados, e incluso “jakuzzi” (bañera con una instalación que emite chorros de agua a presión para hidromasaje), y que todos pudiéramos veranear en Eurodísney, pongo por caso… ¿No sería “deseable”? E insisto, ¿por qué 1000€ y no 1.500€?

Indudablemente no existe argumento alguno para determinar qué es y qué no es deseable… El salario mínimo interprofesional (como la pensión mínima y máxima de jubilación, o la «renta básica», o cosas por el estilo) es resultado de una decisión arbitraria de políticos profesionales, burócratas… que imponen a los demás sus decisiones a la fuerza.

La otra cuestión a la que se suele acudir para “argumentar” a favor de establecer un salario mínimo, es la necesidad de proteger a la gente vulnerable, a quienes están en situación de ser víctimas de abuso por parte de empresarios malvados, perversos, desalmados…

Pero entremos en el asunto: imaginemos que un posible empresario acuerda un contrato con un trabajador, por 700€, y el empleado está encantado de trabajar por 700€ – si ambos consideran que les beneficia realizar ese compromiso, si llegan a la conclusión de que a ambos les conviene (que conste que en España, actualmente está prohibido hacerlo),.. y el empresario sólo necesita a alguien para que le vigile su negocio, pongo por caso, y cuide a su perro… y no tiene posibilidades de pagar más; e incluso, puede que el empleado viva con su madre, o esté estudiando y le interese ganarse un sueldo adicional, y considere suficiente lo que está dispuesto a entregarle el empleador… ¿No sería legítimo, lógico que ellos dos, solo ellos, decidieran voluntariamente llegar a tal convenio, si se pudiera, si la legislación laboral no lo prohibiera?

Como resultado de la actual normativa laboral, en España el empleador se queda sin recibir un servicio (al precio que puede pagar), y el empleado se queda sin un trabajo que aceptaría de buena gana al precio de mercado. O sea, al trabajador se le prohíbe, se le impide trabajar, y se le obligará a seguir desempleado.

¿Cuál es la causa de que no tenga trabajo?

No es la “maldita crisis económica”, o el maldito coronavirus, o el capitalismo salvaje, o los malvados empresarios, egoístas irracionales…

Es una legislación absurda, estúpida e inmoral la que se lo impide.

Resultado: el empresario (el posible contratador) no puede adquirir un servicio que él considera necesario para administrar su empresa (su proyecto productivo), y el trabajador (el posible contratado) no puede obtener ingresos, ya que no se le permite trabajar para ganarse la vida.

Si el empresario no tiene a nadie que le vigile la tienda, tal vez tenga que reducir las horas de apertura,… o, incluso, cerrarla completamente y dedicarse a otra cosa; si el empleado no tiene ingresos, tendrá que vivir a costa de otros, sufrir, pasar hambre – o robar.

Ambos individuos han sido seriamente perjudicados por la intervención del gobierno, por una institución cuya única misión y razón debería ser proteger los derechos individuales, o sea: el derecho de cada individuo a su propia vida, el derecho a actuar para ganarse la vida.

Claro, me dirán que “queda otro camino, otra opción”: la economía sumergida, contratar al personal de forma clandestina, ilegal (tal como ocurre en la actualidad) a riesgo de ser sancionado, la posibilidad de dar de alta al empleado en la seguridad social, y etc.

Establecer un salario mínimo legal es exactamente igual que si el gobierno decide que se deben pagar 5 euros por un kilo de tomates, (por poner un ejemplo) considerando que esa cantidad le permitirá al vendedor conseguir una renta razonable, una vida digna, una vivienda digna, la posibilidad de alimentar conveniente a su familia, etc.

Según ese “razonamiento” quien quiera comprar o vender tomates por menos de ese precio estará incurriendo en delito, y correrá el riesgo de ser castigado.

¿Qué acabaría ocurriendo en tal caso? Pues lo mismo que está pasando ahora con el empleo.

El tendero se quedaría sin vender sus productos, y el cliente se quedaría sin comer tomates; uno no podría seguir regentando su negocio, y el otro pasaría hambre.

Si el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el gobierno frentepopulista, desean pasar a la Historia como héroes, si el PSOE realmente quiere eliminar las causas del paro, pueden empezar por una de ellas: derogar la absurda legislación del salario mínimo.

Evidentemente tendría que ir contra corriente, tendría que enfrentarse a una tremenda oposición, tendría que explicar, educar y convencer; pero los hechos y la lógica acabarían triunfando, porque de ese tipo de decisiones depende que millones de personas sigan desempleadas o que consigan trabajar para sustentarse.

Si lo consigue, la actividad económica se reactivará, la producción y la inversión crecerán, el empleo y los salarios aumentarán, la bolsa se disparará, el círculo vicioso de la crisis se acabará.

Ese tipo de decisiones es lo que la economía necesita — lo que España necesita — y lo que acabaría mostrando la diferencia entre prosperidad y pobreza.

Si se eliminara el salario mínimo no veríamos a millones de personas hambrientas por las calles, o acudiendo a los comedores de beneficencia, o delinquiendo… sino todo lo contrario: a millones de personas a las que se les ha devuelto la esperanza, la posibilidad –nada más y nada menos- de ganarse la vida.

El gobierno actual, los anteriores, y los que les sucedan, hablarán y hablarán hasta aburrir de que les preocupa el paro juvenil, hablarán de que les preocupa que los jóvenes españoles mejor preparados acaben yéndose al extranjero, debido a que no encuentran posibilidades de trabajar en España, pues bien, esos mismos que hablan de que están “preocupados” (que no es lo mismo que estar ocupados) -como decía nuestro Nobel de Literatura, Camilo José Cela, no es lo mismo estar jodido que estar «jodiendo… – olvidan que el SMI es un “hándicap” importantísimo, un grandísimo obstáculo que, impide el acceso de los más jóvenes al mercado laboral, pese a que los miembros del consenso socialdemócrata lo presenten como un logro, un signo de progreso…

Cuando se sube el SMI se deja fuera del mercado laboral a los trabajadores menos productivos y con menor experiencia.

Como reacción a la subida del SMI, como a las restantes imposiciones de costes laborales por parte del gobierno, el empresario suele contestar sustituyendo empleos por máquinas, reduciendo el número de empleados, o simplemente dejando de contratar.

Y si hablamos de los trabajadores autónomos que, junto con las pequeñas y medianas empresas, emplean a la mayoría de los trabajadores españoles, la subida del SMI les obligará, también a aumentar los costes de su producción, empezando por tener que pagar más dinero por la “cuota de autónomo”.

Evidentemente, o lo repercuten en sus clientes, o acaban pasándose a la economía sumergida, o prescindiendo de trabajadores a los que tienen empleados… Éstas son algunas de las “bondades” de que los gobiernos decidan cuál debe ser el Salario Mínimo Interprofesional.

Y, permítaseme una última reflexión: Es hora de que acabe de entrarle en la cabeza a muchos españoles, cuantos más mejor, que los gobiernos no crean empleos, no crean riqueza, solamente crean burocracia (para la cual se necesitan funcionarios), y por lo tanto más impuestos; y que las que crean empleo son las empresas privadas, y evidentemente la iniciativa privada se retrae si no se la motiva, se la incentiva y se la deja de poner obstáculos…

Claro que los estatistas e intervencionistas seguirán vendiéndonos que la alternativa es el empleo público…

Hacia esa dirección nos encaminamos, hacia ese horizonte nos conducen quienes nos hablan de más y más subsidios, rentas básicas, y un largo etc. y ¡Ojo, no se olvide que hasta el PP, Ciudadanos y VOX se han acabado apuntando a esta corriente de opinión, que por muy mayoritaria que sea no puede ser más destructiva y perversa, aparte de suicida!

Carlos Aurelio Caldito Aunión

Publicado en https://www.voziberica.com/las-peligrosas-consecuencias-de-subir-el-salario-minimo-interprofesional-de-manera-caprichosa-el-ejemplo-mas-demostrativo-de-ello-es-espana

Usted tiene ahora la palabra. Cuéntenos qué opina sobre esto en el formulario inferior. Todos los comentarios que respeten las normas de educación serán publicados y respondidos. No hay censura ideológica 

No se pierda la viñeta del día

Quiero recibir puntualmente la viñeta del día

Los enlaces más destacados

 Ley de memoria democrática: el blanqueamiento de la izquierda totalitaria.
El poder judicial en España es una burla cruel, una estafa intolerable
La Energía Nuclear es la única solución para abaratar electricidad en España
UDEC, un partido revolucionario

Volver al Inicio
Todas las publicaciones
Una Nueva España
La España que queremos

 

Comparta facilmente este contenido en otras redes sociales

Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook

1 comentario en «EDITORIAL 26-9 Las peligrosas consecuencias de subir el Salario Mínimo Interprofesional, de manera caprichosa… El ejemplo más demostrativo de ello es España.»

  1. El planteamiento del gobierno está muy claro, todo cuando se expresa en el informe es cierto, considerando de que el gobierno está observando la unión que se está generando entre partidos, en principio dignos, no miente y temen, perder lo que no han ganado las ELECCIONES. Existe un abismo entre MUCHOS POBRES, han enriqucido a menos con más, este tema se esperaba, de ahí la desaparición de d. Pablo

    El partido político Unidad de Centro, indico que «este PSOE», nos llevaba al año 1939 y la difícil guerra civil, nos lleva a una situación de trato a los más necesitados. Usted, es capaz de abrir el SMI y a un autónomo, empresario con 89 años que PASE NECESIDADES, NO, ustedes han de respetar a ley de igualdad.

    Un presidente del gobierno español, tiene NARIC3S, para defender España, para no jugar a tres bandas. USTED ES ESPAÑOL. VIVE EN ESPAÑA, pues amigo existen leyes para normalizar la estabilidad social. Ahorro sí solicita el perdón de Catalanes, no Españoles, SEGUN SUS DECLARACIONES. Y usted los admite, está demostrando su fragilidad política. Un presidente de gobierno no gestiona los ERTES de forma que sin conocer los hechos le cortan las subvenciones, o sea que por su poca lógica en política, deja que España se hunda.

    Nosotros, ya informamos de su forma de actual, permitir el pago a sujetos sin ser españoles, cantidades cercanas a los 60,00€, usted. Precisa sincronización con España y la U.E. Porque la situación es muy oscura. El BREXIT, que ha sucedido con un buque y una LANCHA DE LA GUARDIA CIVIL. Lo que su cede cuando no existe cohesión entre partido y gobierno. Ha de presentar un queja ante la OTAN, por el intento o presunto intento de vorcal una lancha del ejército español.

    Le vamos a informa, que el pueblo llano, sencillo, sabe que vive en España y se habla el Español, quién lleva el Control económico doña MARGAITA ROBLES. NO, pues si conoce la contabilidad, usted, sube y suma el HABER, datos y números, no creemos ninguno, porque no escuchan al pueblo.

    Por qué, no tenemos CENTROS DE INVESTIGACION, LABORATORIOS, FARMACIAS, En Jaén está abandonado el hospital Dr. Sagaz, DEP. pero, prefiere lo que nadie compra, Turquía, Gibraltar, Marruecos, se solicitan disculpas o ya sabe, a OTAN, Y van dos.

    Usted, no puede paralizar la construcción de maquinaria agrícola y bélica, los S-81, Qué espera. Fabrique buques IBAM, GT-110, Y compre submarinos de baleó, siga con los S-81, Pero con una flota de 15 submarinos, Tramontana, un auténtico monstruo.

    Nosotros, le solicitamos que explique con más datos, partidas, y el por qué. Mire, en 1918, había mucha HAMBRE, y terminamos a tiros. Hoy con más conocimiento, construya, pantanos, hospitales, más alas con UCI, VIRUS, como en Madrid, en general, si usted no puede seguir dirigiendo España. Al hundimiento. Fíjese en BBVA, las cosas se crean con ideas de dar cobertura social, en Industria, pero, no se toma el reino de España como un monopolio. Piense, que el u27 de Diciembre de 2017, le INDICAMOS QUE LA PANDEMIA ESTABA EN ESPAÑA, déjese de fiestas, 8m, y abra las puertas a las empresas fespañola y no tenga miedo a nada, sí ha de cerrar GIBRARTAL EL RESPONSABLE ES EL SEÑOR PTE. DE INGRATERRA, amigo, usted, es mayorcito, pero hay tres partidos con políticos de talla, y puede que también exista una plataforma de partidos pequeños, con buenos políticos.

    Responder

Deja un comentario