ARTÍCULO 20-2 Galicia señala el camino

 

 

Mala noche la del 18 de febrero de 2024 para la progresía en general y para los partidos que componen el Gobierno de España, PSOE y Sumar.

Y mira que lo han intentado todo, desde resucitar la catástrofe del Prestige hasta manipular, como suele ser habitual, las encuestas del CIS, pasando por promesas de inversiones millonarias o difundiendo el bulo de un posible vuelco electoral en las elecciones gallegas.

Nada les ha funcionado, el PP ha mantenido su mayoría absoluta a pesar de perder dos escaños en una competición electoral en la que se había convertido en la pieza a batir por todos, desde VOX hasta Podemos.

Pero como suele ocurrir después de cada cita electoral, parece que a la hora de escuchar las valoraciones nadie ha perdido y, por supuesto, al contrario de lo que suele ocurrir en las democracias europeas, aquí nadie asume responsabilidades, no dimite nadie por malo que haya sido su resultado.

Siempre hay una excusa por muy grande que sea el batacazo electoral.

Y es que no se puede calificar de otra manera el resultado de los dos partidos que conforman el Gobierno de España, PSOE y Sumar.

Los mismos partidos que señalaban las elecciones gallegas como una reválida para cuestionar el liderazgo de Feijóo, dicen ahora, a la vista de sus vergonzosos resultados, que los comicios gallegos no pueden interpretarse en clave nacional, ¡claro!

Si el PP hubiese perdido la mayoría absoluta, entonces nos estarían contando justamente lo contrario: que habría perdido la derecha extrema y que habrían triunfado las políticas vergonzantes, las claudicaciones permanentes del Gobierno de España ante los golpistas separatistas y filoetarras.

Los partidos del Gobierno, PSOE y Sumar, obtuvieron el pasado mes de julio en Galicia el 41,1 % de los votos.

Tras la formación del gobierno y la consumación de la estafa electoral promoviendo un amnistía para los delincuentes independentistas que negaban horas antes de cerrar las urnas, han cosechado en Galicia, tan solo siete meses después, un ridículo 15,9 % de los votos (el PSOE un 14 % y Sumar un 1,9 %).

Han pasado de 664.000 votos en julio de 2023, a 235.000 votos el 18 de febrero.

Un “hostión” de los que hacen época.

Una debacle sin paliativos, por mucho que ahora quieran justificarlo algunos en la falta de tiempo originada por el adelanto electoral provocado por la convocatoria adelantada de estos comicios, como si las elecciones de julio pasado, celebradas además en plenas vacaciones, no se hubiesen debido también a un adelanto electoral.

Por mucho que se empeñen, estas elecciones sí que tienen una lectura nacional, por eso el 65% de los votantes del PSOE y Sumar de julio de 2023 no les ha vuelto a votar en estas elecciones y ha transferido su voto al BNG.

Y es muy probable que la pérdida de más del 50 % de los votantes de Vox, alineado en el “todos contra el PP”, se deba también a la misma causa.

Y si nos centramos en una lectura gallega, es evidente, le pese a quien le pese, que el PP conecta mejor que ningún otro partido con el galleguismo moderado e integrador, con el galleguismo constitucionalista y profundamente español, avalado por una larga trayectoria en el poder sustentada en una gestión bastante eficiente, aunque con un desequilibrio territorial como lo evidencia el crecimiento de Democracia Ourensana, un partido provincial que ha sabido recoger el legítimo deseo de buena parte de los orensanos de mejorar la financiación de la Xunta en su Provincia e influir en favor de una mejor distribución de los recursos públicos.

Igualmente hay que destacar que los gallegos, inmunes a la permanente campaña para promocionar su imagen, conocen mejor que nadie a la líder de Sumar, una consumada chaquetera, hábil en el manejo del puñal e intelectualmente escueta, Yolanda Díaz, lo que justifica sobradamente el vergonzoso resultado de su “chulísimo” partido que, ni sumando los escasos votos obtenidos por los agonizantes podemitas, supera a Vox.

Galicia demuestra que solo la concentración del voto liberal conservador en el Partido Popular puede desalojar al PSOE y sus satélites de la Moncloa.

Y ello exige una amplitud de miras y una gran generosidad por parte de los dirigentes populares, que hasta ahora no han mostrado, para integrar en su organización a las distintas sensibilidades que componen el centro derecha.

No hay otro camino que el de la unidad, pero para lograrla tienen que hacer un gran esfuerzo para adecuar su organización y su programa a una realidad que no es monolítica.

Mientras eso llega, solo cabe felicitar al PP por su rotundo triunfo, a los gallegos por su sensata elección y a los demás por la esperanza que todo ello supone.

Santiago de Munck Loyola

Publicado en https://santiagodemunck.blogspot.com/2024/02/galicia-senala-el-camino.html

Usted tiene ahora la palabra. Cuéntenos qué opina sobre esto en el formulario inferior. Todos los comentarios que respeten las normas de educación serán publicados y respondidos. No hay censura ideológica 

Quiero recibir anónimamente la viñeta del día
Los enlaces más destacados

PODCAST La figura del Rey. 8 minutos.
PODCAST La importancia de la elección del presidente. 15 minutos 
PODCAST Como la Ley de partidos políticos facilita la corrupción
Tercer paso, independencia del poder judicial (video 4 minutos)

Volver al Inicio
Todas las publicaciones
Una Nueva España
La España que queremos

 

Comparta facilmente este contenido en otras redes sociales

3 comentarios en «ARTÍCULO 20-2 Galicia señala el camino»

  1. No comprendemos el enganche político de unos y otros. Si vemos claramente quién es el que utiliza la palabra para no decir nada. Pero, que sucederá si todo sigue igual la lógica indica que el papel de los malos hábitos en tratamientos a nivel nacional, regional, sin palabras para la Salud del Paciente en los Purgatorios Políticos, sin Contenido, poco explicado sobre la materia de su contenido, dejen de jugar con la pelota y que se generen espacios de trabajo. No hay nada que roer, si no, tenemos un compromiso con los españoles y españolas, pero ustedes, voten con sinceridad que no lo negaremos nosotr@s.

    Suerte, todo a una cosa que no es la Prosa. El resplandor de una vela que ilumina el camino de la razón.

    Responder
  2. Absolutamente de acuerdo. Lo indignante de todo ello es la irresponsabilidad.

    Por dignidad y respeto a la ciudadanía, y hay ejemplos, tenemos uno, un comunista Gerardo Iglesias dimitió volviendo a la mina en 1990 por un fallo electoral. Eso por no hablar de Albert Rivera que en 2019 abandona Ciudadanos por el mismo motivo.

    Claramente Sánchez perdió las elecciones generales el pasado año y se une a partidos con los que nadie negoció por sus premisas inconstitucionales para mantenerse en el poder. Y aún fue a más… Claramente debió dimitir o dejar gobernar. Pero da igual la situación, se aferrará al poder a costa de todo.

    Me sumo a las felicitaciones y las conclusiones. Y añado más: la imperiosa necesidad de la «marcha atrás anunciada» de tanto Real Decreto, tal como prometieron en su día.

    Responder

Deja un comentario